Amor de pareja ¿Posible o no en el mundo espiritual?

Sharing is caring!

Infinitamente  soy luz y encontrarme con ella me genera temor.

En otras culturas ancestrales se nos ha vendido la idea que para ser un maestro ascendido como Buda, Ghandy, Jesús, Sant Germain, debemos estar solos, trascender a esa energía divina, a esa sabiduría, a ese estado interno de paz, requiere de NO estar en pareja

Cuánto la religión no has inculcado que las pasiones, el sexo es un pecado?

Cuánto además tenemos grabado en nuestro inconsciente y consciente que el estar en pareja es  igual a conflicto, es  dejar de ser, es perder la personalidad o perder la libertad?

Cuántos de nosotros creemos que el amor no existe, que enamorarse es malo, que los hombre son unos… que las mujeres son unas …?

Cuántos de nosotros  ha pateado el amor, teniéndolo en sus manos?

Cuántos viven un tormento estando en pareja o han dejado de amar, pero no se atreven a soltar a esa persona, por el que dirán, por las creencias de lo que es la familia, por miedo a la madre, padre, por los hijos, porque no tengo quien me mantenga y pare de contar?

Cuántos de nosotros hemos estado con alguien por miedo a la soledad?

Cuántos hemos estado solos por miedo a estar en familia, en pareja o por miedo a tener hijos, o lo que es peor aún miedo a ser feliz?

Las relaciones de pareja se fundamentan básicamente en el amor propio, mientras cada uno se ame a sí mismo, se crea merecedor de amor, de fidelidad, merecedor de  familia, en esa medida puede permanecer en pareja y sobre todo crecer tanto materialmente, emocionalmente, profesionalmente y espiritualmente.

Muchas veces tenemos la duda: ¿Será que es mejor estar sólo para poder alcanzar mi estado de plenitud, o para desarrollarme espiritualmente?

La respuesta es NO, mientras estás en un estado de purificación puedes estar en pareja, mientras tengas la consciencia de que puedes amar y ser amado, mientras te ames y ames a tu pareja y viceversa, mientras estés una Relación saludable puedes estar en pareja y desarrollarte espiritualmente.

Mientras quieras dar en equilibrio aceptando recibir, mientras puedas saber que se trata de un crecimiento mutuo,  mientras creas que la sexualidad con amor favorece el despertar espiritual, puedes estar en pareja.

Puedes ver a la pareja más que un padre sustituto, o una madre sustituta o un hijo sustituto, puedes mirarla como el alma maravillosa que vino a mostrar lo que eres o lo que puedes ser.

Si estás en una relación tormentosa y no hay amor, si no eres feliz, date el permiso de soltar a esa persona, sino estás haciendo feliz a tu pareja suéltale también, reflexiona hasta dónde eres egoísta contigo mismo, o con los demás, con los hijos o con la pareja.

Cuando nos quedamos en una relación por los hijos,  generamos una culpa inmensa en ellos  con una frase que les queda impresa para siempre, “Mis padres no son felices por mi”

Si necesitas un tiempo de soledad es bueno, ayuda a crear tus propias bases, el amor en pareja no es posesión, no es obligación, no es control, no es querer cambiar al otro si el otro no quiere, el amor en pareja es acoplarse para amarse, es ceder, es tolerar, es entender,  es apoyar, y sobre todo el amor se hace tan grande que deseas fortalecer al otro.

Parte de tu  felicidad es saber que el otro es feliz, pero cuando dejas de ser tú o dejas de ser feliz por hacer feliz al otro, es cuando enfermas, o al contrario cuando sólo quieres ser feliz tú sin importarte el otro es cuando haces daño y el otro enferma.

La pareja tiene que ser vista como fuente de crecimiento, como fuente de sabiduría, pero para llegar allí debes sanar tus propios monstruos, tu egoísmo, tus  heridas de infancia, tus temores, tu desamor. Sino, atraes  a personas que estén en tu frecuencia, por tanto, eso que criticas de la pareja, eso eres tú.

Sánalo en ti; puede suceder que si tu pareja nota tu sanación es posible que salga de la frecuencia y abandone, o también puede suceder que tu pareja note tu sanación y decide sanar también, manteniéndose a tu lado generando amor.

Si esa persona aún no llega es porque tú has elegido ese tiempo o esa condición, o si ya deseas estar en pareja sólo pon tu intención y espera confiado, pero haciendo cada día algo para ello. Si hay que renovarse en pareja, hazlo ¿qué es lo importante? Que seas feliz con lo que decidas.

CEDE ante el amor, el amor a ti y el amor en pareja. El amor en pareja es real, sino lo vives así apártate y crea tu nueva realidad, pero no te cierres a la posibilidad del amor.

Toma decisiones contundentes, pues así es que estamos haciendo posible la evolución espiritual.

No te apegues, puedes vivir sin pareja, puedes ser tú estando en pareja, puedes vivir feliz con una pareja.

Crea esta realidad para que surjan nuevas familias, familias de amor, familias de luz, familias de Dios.

 

Escrito por

Centro de Apoyo Integral Sanando el Ser 999

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.