La soledad ¿Mala consejera?

Sharing is caring!

Desde pequeños nos enseñaron que estar solo es malo, si nos encerrábamos por cuenta propia  solos en el cuarto era por estar haciendo algo indebido, si cometíamos alguna falta, el castigo podría ser encerrarnos en un  cuarto oscuro, si te encontraban pensando te tildaban de flojo o vago, y así, muchas cosas más que nos fueron condicionando para rechazar la soledad.

Pero otro aspecto importante que acentúan el miedo a la soledad, fueron los abandonos que sufrimos cuando niños, madre y/o padre ausentes por mucho trabajo, madre y/o padre que haya abandonado el hogar y peor aún madre y/o padre que aunque estuvieran físicamente presentes de seguro abandonaron  emocionalmente, es decir poco contacto, pocas caricias, pocos halagos, poca comunicación.

Le tenemos miedo a la soledad por creer que nos podemos quedar indefensos ante situaciones dramáticas o traumáticas, o por creer que alguien debe llenar los vacios que quedaron de la infancia, o simplemente porque nunca nos hemos quedado solos con nosotros mismo, no sabemos con qué desconocido monstruo o ser de luz nos vamos a  encontrar en nosotros.

Los apegos nos dan seguridad, nos podemos apegar a una almohada, a un juguete, a una persona, a una casa, a una prenda de vestir, pero hay apegos que nos  conducen a las adicciones como al sexo, al cigarro, al alcohol, al dulce,  las drogas, a comernos las uñas, a vivir una infierno con alguien que no amamos, buscando de llenar el vacío, pero autodestruyéndonos.

Qué hacer?

  • Sanar las heridas de niños.
  • Perdonar a los Padres o adultos significantes. Escribes las cartas del perdón y quémalas.
  • Date cuenta que el vacío es falta de amor propio.
  • Date cuenta que ya eres adulto y puedes transformar tu realidad.
  • Date cuenta que amándote puedes darte lo que no te dieron de niño.
  • Date cuenta que los seres de luz de acompañan, y nadie va a llenar tus vacios.
  • Sana tu Chakra Sacro y Chakra de Corazòn con sonido o frotando sal marina.
  • Disfruta de estar sólo.
  • La soledad no es mala consejera, todo lo contrario, es para conocerte, reconocerte, amarte, equilibrarte, atenderte, consentirte, expandirte, formarte, estudiar, leer, cantar, pintar, hacer deporte y sobre todo  prepararte para recibir el amor en todas sus manifestaciones.
  • Cuando te llenes de AMOR se acabaron todas las adicciones.
  • Suelta todo lo tóxico y Disfruta de la soledad.
  • Ya no eres un niño indefenso, eres un adulto capaz.

 

Dios en ti.

Sofía Gil.

Escrito por

Centro de Apoyo Integral Sanando el Ser 999

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.