Sanadores Formados con las Terapias del amor

Sharing is caring!

EGLEE

Mi experiencia de vida puedo decir que tiene un antes y un después de algún encontrarme en el camino una mujer como Sofía y sus enseñanzas, mensajes y consejos  acerca de la sanación. Antes del año 2014 cuando la conocí y comencé este camino de evolución del ser tan maravilloso muy vida todo eran lágrimas, sentimentalismo dudas, tropiezos a granel, inseguridades, pues bien todo un revoltillo nada energético y si muy desalentador. Hasta que un buen día a través del twitter vi un tuit que me llamó la atención » aprender a ser sanador energético» lo converse con mi madre, porque me dije , ya basta ya no quiero vivir en esta melancolía perenne, ella me apoyo, me inscribí y las experiencia en sus tres talleres maravillosas, desde ese momento, mi evolución ha sido la mejor, más centrada, más conectada con la fuente, con la sabiduría suficiente para enfrentar con fortaleza situaciones, no se deja de llorar pero ya no por todo sino por lo que realmente duele y que esas lágrimas más que tristeza es el desahogo sanador de una emoción que debe pasar para evitar enfermar el cuerpo físico. Lo confirmo » no soy la misma» este trabajo espiritual en mí  que ha sido duro, aleccionador y alentador tiene un guía Sofía que me indico y sigue indicando por dónde y cómo ir. Me falta y mucho pero ese trabajo constante tiene un ejemplo a seguir, por todo eso estoy agradecida y se lo escribo cada vez que siento que algo en mi muere y renace. Este camino espiritual bonito tiene una luz que brilla intensa y que nadie por más que lo intenten y mira que lo han intentado de todas las formas posibles podrá apagar porque sencillamente no lo permito ni lo permitiré. Sé que una vez dijiste que no te gusta que te digan «Maestra»  pero es que para mí lo fuiste, eres y serás.  Gracias por obsequiar un poco de tu sabiduría y procurar que las personas que llegan a ti aprendan a sanar y sanarse. Gracias Sofía sigue guiando con tu luz, que el resto lo hacemos nosotros.

Anónimo

Aprendí a  orar y meditar con sabiduría, que es uno de los más grandes bienes que podemos tener. Debemos llevarle nuestras peticiones a yo superior: Dios, nuestra mente está bajo continuo ataque por las heridas del pasado, las presiones del presente y los desafíos del mañana. Estas terapias me permitieron descubrir que la verdadera sanación se logra cuando no solamente se alcanza a nivel físico (como a muchos les interesa), sino cuando se alcanza la sanación del alma para retomar el camino de la Santidad de Dios. Toda virtud, de luz, de amor, de verdad, de justicia y de vida van de la mano de DIOS. Podrás tener muchos éxitos en la vida, mucho amor, poder, placer, salud, fama, admiración y respeto, pero si no es por gracia de Dios todo esto se consumirá. Dios nos da un equilibrio perfecto entre lo masculino-femenino, es fuente suprema de luz y así se obtiene la iluminación, los  canales, los sanadores espirituales y energéticos, la  liberación, la protección, la sabiduría, la creatividad, la paz, el  gozo, la  perseverancia y la  prosperidad, además  nos permite desarrollar la  humildad, la tolerancia y la compasión. También me ayudó a despertar la energía curativa para obtener salud y sanación, de experimentar  planos elevados de conciencia, para atraer energía cósmica divina, para vencer la oscuridad y el miedo, para purificar el karma, para despertar el alma y para elevar el espíritu. Para finalizar mi testimonio  afirmo que la energía del universo es hacia el amor, la armonía y la sanación, estos aspectos son de Dios, que cuando decidimos cumplir nuestra Misión o estilo de Vida, todo se abre para dar paso al nuevo SER, nos abre un portal para encontrar el camino de la fuente divina de la cual venimos, aquí  me ayudaron a encontrar las herramientas para descubrir ese Diamante, el cual está en cada uno de nosotros. Gracias Sofía.  DIOS EN TI.

Escrito por

Centro de Apoyo Integral Sanando el Ser 999

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.